Follow by Email

jueves, 4 de mayo de 2017

Quebradiza.

Ya no abogo por los latidos implosivos,
Apoyo más el roce del ángel torcido
Del camino que se supone que es el recto,
Y es cierto, no creo que haya nadie perfecto
Pero si perfecto para alguien en especial.
Prefiero entonces el placer de conocer,
De marcharme, irme para volver
Envuelto en nostalgias errantes de verdad
Empapado por el aroma dulce de la miel.
Mientras tanto pasa con poco me quedo,
Pasmado, tal vez, sin saber dónde habitar,
Saboreando su sutil y doloroso español veneno
De sus caros labios finos de beso vertical.

Y que no, que no abogo más que por el ruido,
Haciendo homenajes al mártir caído
En tierra de nadie arrebatada de sus manos,
No hay cantos si en el encierro solo hay santos
Que lloran a falta de nana que los acune.
A mis hijos les recitaré sus versos heridos,
A los diablos de la patria tendré entretenidos
Con la imagen de un hombre a su engaño inmune
Dispuesto a demandar a quienes nos han mentido.
Mientras tanto pasa menos paso yo de todo,
Ser de justa vanagloria que ignora a la masa,
Solo pienso en encontrar, a día de hoy, el buen modo
En el que octogenarias no sean echadas de su casa.

No abogaré nunca por nada, por derecho,
Si acaso solo seré defensor de los hechos
Del hombre justo que lucha con fuerza
Por la familia que en casa le espera
Con el corazón lleno y las entrañas vacías.
Se parte el pecho y se quiebra el alma,
No existe ni un momento de calma
Ni un segundo para tener la cabeza fría
Si la mala fortuna le tiene en su palma.
Mientras tanto pasa piso con mayor rabia,
Triste, al tener que ver a ese padre,
Que se mata para dar a sus hijos una infancia
Y llora al oír que tienen hambre.

Ya no abogo por que los abogados no son justos,
Mientras tanto pasa puso su peso Dios en su piso,
Grito no grato dado por su divino impulso.
Solo había que amar al prójimo e hicimos caso omiso…