Follow by Email

martes, 23 de mayo de 2017

La oscuridad de ser llamado humano.

Existen hechos que solo se aprenden con el paso de los años.
La inocencia de nuestra prematura existencia nos protege de una triste y melancólica verdad. El mundo está corrompido por los malos deseos que habitan en nuestro interior.
No todo individuo desea el bien al resto, pues si te propones recordar situaciones donde has mostrado tus ambiciones más oscuras, admitirás haber sentido en alguna de estas ocasiones como deseabas el mal ajeno solo por mero egoísmo, por no ver como a otras personas les va mejor que a ti. Es por ello que el ser humano está enfermo.
Podemos tratar de reprimir este mal que tortura a nuestro espíritu, pero esto no eliminará la existencia del diablo que se oculta tras nuestra piel. Disimulamos una torcida sonrisa mientras que nuestra terca naturaleza nos fuerza a envidiar, odiar, ser intolerantes... a ser de todo menos personas.
El mundo se torna oscuro pues el hombre erigió su trono a base de sangre inocente derramada para su propio beneficio. No le importa el sufrimiento de quien no conoce, no necesita hacerlo, solo su manchada ambición se verá satisfecha cuando nadie se oponga a sus deseos, agrandando aun más si es posible el vacío que se haya en su interior. Así es el ser humano, un ser arrogante que se cree que puede conseguir la felicidad violando a la mismísima naturaleza y no ofreciendo su corazón al resto. Se cree que se debe esperar algo a cambio de aquello que se da, cuando solo debes abrir los ojos para ser recompensado. Tu alma elude la soledad, tus actos hacen felices a otro e incluso serás agradecido si saben valorarlo.
Solo aquel que es capaz de aguantar las embestidas de la vida sin caer en un pozo oscuro de desolación y avaricia es recompensado con la auténtica verdad: las pequeñas obras hacen que existir merezca la pena.
Maravillosa es entonces la conciencia, ese pequeño ser a la que la sociedad ha conseguido encerrar en una consumismo compulsivo con tal de no oír su incesante voz dándonos a entender que es correcto y que no lo es. Es sepultada por una imagen, aquella que tratamos de reflejar ante el resto, una vida perfecta que resulta envidiable. Una máscara repulsiva compuesta de engaños y mentiras.
¿Porqué deseamos poseer todo? ¿Porqué hay hombres que ambicionan con controlar el mundo? ¿Porqué otros solo tratan de mostrarse superiores al resto? Aquel que actúa para ser recordado por el resto será olvidado mientras que aquel que se olvida de si mismo y actúa por el resto será recordado. Nadie ama a quién lleva acabo grandes proezas, como mucho lo admira, por otro lado, ¿Quién no ama a quién no da todo por ti?
Lejos de si existe Dios o no, hay una presencia innegable en los buenos actos. Algunos lo llaman magia, y no están desacertados, pues no hay nada más mágico que aquello que es capaz de dibujar una sonrisa en cualquier persona.
El odio es una lacra que no permite disfrutar. Te corrompe la médula llenándote de malas emociones, oscuras y retorcidas, alejándote de seres queridos, de amistades y de quien podría llegar a serlo. Una mente enfadada es una visión nublada que no deja pensar con claridad. Una mente enfadada es un tumor que obstruye al corazón y no le permite sentir.
Es una lástima que esto no pueda cambiar, pues es irrebatible decir que está siendo nuestra perdición, haciéndonos incapaces de disfrutar como deberíamos de nuestras vidas.
La vida no es tan complicada con una sonrisa en los labios y un corazón lleno de amor. Aunque los bolsillos estén vacíos y los problemas abunden, siempre habrá esperanza mientras podamos decir que tenemos quien nos quiere y por tanto un motivo para seguir luchando.