Follow by Email

domingo, 7 de mayo de 2017

A su imagen.

Sabrá seguro que sus ojos son la entrada
a un extraño páramo donde el errante
siente como su alma transtorna a figura sedentaria,
un amplio lago de agua congelada
que irónicamente hace hervir la sangre
al prender el fuego al que llaman pasión.
Su gesto es simple e inocente,
pero concede la ligera impresión
de ser su relajada postura un cálculo
capaz de atribuirla toda la belleza que alberga:
desde su tímida sonrisa a su inclinado cuello,
aquel cabello suelto que no esconde su rostro,
la palidez de su pecho como oro blanco,
la enrabietada hambre que provoca
el hecho de saber que esconde,
si su lindo gesto hace obviar su feminidad,
y me creo sin dudar al decir que es difícil
al sufrir los malos instintos de ser hombre,
pero son sus posadas manos reposadas en la calma
que siempre he requerido en mi cuerpo
aquella que me facilita el camino,
la luz  que se retiene a sus espaldas, temerosa
de que acariciarla suponga dañar
la hermosa imagen que locos como yo
admiran escondidos en el silencio.