Follow by Email

domingo, 19 de marzo de 2017

El auténtico valor de un "te quiero" (reflexión)

Me resulta asombrosa esa capacidad de perder por la boca todo el peso que pertenece a un "te quiero" sin pensar en como puede impactar.
¿Qué implica estas dos breves palabras si no el altruismo que supone el sacrificio? Dar por otra persona hasta la razón por arrancar de sus labios una mueca que amague con sonreír,  o simple y llanamente, dar por que sí. Sin esperar nada.
Será entonces que cuando dos se unen y ambos dicen estas significativas palabras, se juntan en una relación donde el intercambio de acciones supone el pilar maestro que sostiene este enlace dado entre estos. Pero, ¿qué ocurre cuándo solo uno de los dos se presta a cumplir con aquello que se da por hecho, aun sin firmar dichas condiciones en un insignificante papel?
Por un lado, ya no se puede decir que son dos, son uno y otro, donde el primero da más de lo que permite el límite de su empatía, generando un vacío interno propio al ver incoscientemente que tanto buen trato no tiene una recompensa, por mínima que sea. Es un tanto agónico escuchar promesas que nunca se cumplen, las palabras adquieren un sentido vano e inconcluso, sin proyección sincera al futuro que se debe esperar. Eres testigo como el otro se muestra solo en una posición beneficiosa donde se recibe sin necesidad de dar, y lo mas triste de todo, sin la carga en la conciencia que debería ser obvia.
Al lado contrario, está la otra persona, recogiendo los frutos sin necesidad de regar la semilla, sin pagar precio. Solo se limita a decir que ya las pagará. Promesas inútiles que nunca se cumplen.
Se podría decir que es un amor de uno, no de una unidad, pues no es igual cuando uno quiere más que el otro a cuando ambos implican sus actos pensando más allá del egoísmo. Dicho más simple, el único amor útil es aquél que es reciproco, no unilateral.
Son entonces las palabras el auténtico enemigo del amor. Solo las lenguas pueden engañar a una persona con promesas. Las manos son incapaces de mostrarse embusteras.
Será entonces que amar no implica solo sonreír, más bien es estar siempre dispuesto a dar tu bienestar con tal de obtener la felicidad de esa persona amada, aun sabiendo que es probable que sea un acto en vano, pero, solo quien ama de verdad, es capaz de sacarse el corazón del pecho aun siendo conocedor de que las estadísticas están en su contra.
La conclusión de esta breve reflexión no es otra que para poder decir "te quiero" primero hay que estar dispuesto a cualquier cosa. Las palabras son inútiles si los actos no acompañan, de nada sirve decir y que obremos según vemos que la otra persona está apunto de marchar. Las palabras deben ir de la mano de la verdad. De la mano de la empatía que nos hace consciente del dolor ajeno. De la mano del auténtico valor de un "te quiero".