Follow by Email

miércoles, 4 de enero de 2017

Tengo tantos sueños.

Tengo tantos sueños
que es normal que no duerma,
que duerma sin soñar,
que sueñe despierto
con el futuro, triunfos,
aventuras, con verla.

Tengo tantos sueños
que sufro pesadillas
oscuras y tenebrosas,
donde la soledad no inspira,
abarca cada rincón
y se refleja en sus ojos.

Tengo tantos sueños
que ya no distingo
la ficción de la poesía,
ambiciono vivir en el mundo
pero cómo lo hago
si habito en el mío propio.

Tengo tantos sueños
que aun no ha despertado
esa parte mía que comprenda
porque se miente o se mata
si en mis sueños el bien global
supone el beneficio de uno mismo.

Tengo tantos sueños
que cumplirlos todos es imposible:
Escritor y poeta de renombre,
maestro de jóvenes prometedores,
esposo de los ojos más hermosos
y/o padre de ellos.

Tengo tantos sueños
que creo que me compongo de ellos,
mis manos son lúcidos deseos,
mis pies despiertan sin recordar,
mi corazón el latido profundo
y mi boca siempre permanece húmeda.

Tengo tantos sueños
porque tengo tantos sentimientos,
por los que muero pronto,
por los que logro vivir,
los sueños, su peso ha ahogado
a mi libertad.