Follow by Email

viernes, 30 de diciembre de 2016

Juro que.

Juro que
su sonrisa cotidiana
rompe mi rutina,
que cuanto más la miro
más me olvido
que ya ni la recordaba.
En cinco minutos,
quizás diez,
observó
su femenina inocencia.

Juro que
no lo hago aposta,
como bobo me embobo
de esos ojos,
pero, oye,
tú, niña buena,
no quiero ser malo,
no quiero ser bueno,
ay, no se que quiero
salvo verte.

Juro que
un escalofrío
recorrió la cicatriz,
tal vez fue el invierno
o el gélido beso del pasado,
si nada es como antes,
antes que nada otro final,
al final nada calma
esta nostalgia,
te lo juro, de verdad, lo juro.

Juro que
hubo una vez
donde me pareció
ver amor en ti.
Ah, que tarde,pero que tarde,
si me lancé
cuando la piscina se cubrió,
un corazón de piedra
que, joder, que duro
choque contra mí.

Juro que
aun así
agradezco verte,
pero no se que quiero,
si ser malo,
si ser bueno,
tuyo
o de nadie.
Quiero no querer verte, pero
juro que no soy capaz.