Follow by Email

miércoles, 29 de junio de 2016

Soñarte hasta dormido.

Soñé contigo y fue mi mejor noche
al ponerte rostro en mis duermevelas,
exigiéndome paciencia y mucha suerte
para verte aparte de dentro de mi cabeza.
Soñé con tu expresión pensante,
yo solo andaba detrás tuya,
aunque tus andares rápidos y elegantes
me dejó atrás en la esperanza oscura.
Pero, es un sueño, amor, es un sueño,
mando sobre cada instante
y sobre los labios del cielo,
disfruto entonces de tu abrazo, reconfortante,
y sueño que deseo que no sea un sueño.
Rasguea el aire preocupado
la guitarra que solo Morfeo forma,
me muevo en sueños, aferrado
por no despertar en dicha hora
sin que reclame una mujer que no eres tú
pero eres tú porque es la visión que tengo de ti,
tal vez Cristo baje de su cruz,
me abofeté la cara y me diga que debo morir,
nacer de nuevo en el viejo mundo,
ese sueño eterno en el que de verdad moras,
donde te imagino cada segundo.
Paciente, aprendí a buena hora
a quedarme inmóvil acurrucado en tu imagen
dentro de mi concurrida soledad pensativa,
despertando poco a poco, soñoliento y bien tarde.
Cojo el móvil para darte mis "buenos días."

viernes, 24 de junio de 2016

Me permito sonreír.

He bebido para olvidar
salteando sus palabras,
calla mi alma por su golpear
al latir fuera de la barra,
¿para que se debe navegar
la luna que me ladra?
pirata sin pata y sin cojear
tan de "no te vayas"
hagas lo que hagas, pensar,
marchar del lugar que amas
falla por anteposición,
opción de ser primero,
pero no comprendo esta sensación,
acción por ser niño bueno,
recuerdo su condición
donde prefiero ser su sueño
que no soñar solo con su amor,
tentación por morder su cuerpo,
caballero soy, por favor,
voz que se rie de la manzana
para frotar sus mejillas,
maravilla es vivir sin nada,
alas que hoy anidan,
unida a la mala bala
tomada de su lengua viperina,
astilla que en carne se clava
mata-ratas es en mi comida.
Idas y venidas traje,
contraje mitos y leyendas,
sendas para poco equipaje
mensaje para que entiendas
reprimendas de coraje,
bajen mis números de cuenta,
resta, de menos me echaste
ante ver que soy la diferencia,
mera bella mujer al detalle,
calle frente tanta coincidencia
si mi ciencia es experimentarte
analizarte, entender tu existencia.
Creencia no es saber que habita
si la razón es habitar y ya,
rezar gracias, no hacer pedidas,
salidas de mi parte más carnal,
ya el principio, mi parte dividida
partida ya para hallar mi final.

jueves, 23 de junio de 2016

Ella, siempre un pero.

Me aplaude mi ángel de la guarda,
desde las gradas, confiado tras la barrera,
observando como febrilmente sufro
los delirios de mi impedido reposo,
si ella es paraíso cuando mis manos han pecado,
aunque nunca han desperdiciado
la oportunidad de obrar correctamente,
no se premia con la serena vida
capaz de acunar mis impulsos más imprecisos,
pero, siempre hay un condenado pero,
pues siendo la única que puede
aguantar todas y cada una de mis manías
a la vez es la única que no puede
soportar la verdad de mi pasado.
Aun estoy vivo en medio de la herida
manchado con tinta de tanto escribir,
aprendiendo que no todo ángel es apariencia
o que son capaces de errar como un humano,
si muere en un parpadeo suyo mi constancia
cuando se digna por mirarme un segundo.
Soy hombre, no escapé de ningún cuento,
aunque más de una vez escapé contando alguno,
soy el escritor que trata de plasmar
toda su ficcion en el mundo que compartimos,
pisando ese amor mentiroso
que solo parte de uno de los dos corazones,
pues el amor real ignora los defectos
y aporta uno como dos, por los dos costados,
algo así como cuatro amores en dos personas.
pues no es silencio reinando en unos sellados labios
que poco se percatan del dolor que causan.
Siempre es diciembre en su ventana,
mirando tras el cristal, con miedo
a que el frío muerda su salpicada piel,
aferrada a soñar con jugar con la nieve
pero siempre desde lejos, no vaya a ser que llueva
sobre ese suelo donde no queremos caer
olvidando lo divertido de verse mojado.
Ella quiere ser dos, luego tres, cuatro...Así hasta seis.
Yo quiero ser uno, a través de sus ojos,
de su sangre venida, incluyendo a su sexto,
uno a través de su deseado conjunto
que forma el uno de mi querida unidad.
Pero existe siempre un pero,
si mis fallos del pasado traen su mayor error,
no vuelve atrás el tiempo y los muertos siguen muertos,
el tiempo avanza y los vivos viven
si dejan de pensar en volver en el tiempo,
más yo ya enterré al demonio de mi hombro,
viviendo con las manos abiertas al cielo,
dando la razón a Octavio paz
"Cada día es nacer,
un nacimiento es cada amanecer
y yo amanezco"
Ahora que ella entienda que yo nací ayer.
Mi llanto es por su nana porque nada entiendo,
tampoco sus manos me acunan y me explican
que quien quiere rompe barreras
y si no...es que se engaña a si mismo.
Abre los ojos a la luz y verás muy poco,
abre los ojos a la oscuridad y verás aun menos,
ahora mira entre ambos y no te verás cegado,
será que nadie ve el bien desde el bien
ni el mal desde el mal, será balanza necesaria
donde solo comprenderá, desde su bien,
porque obré mal, porque ella ya obró parecido.
Fue tanto buena como mala, más mala ahora
que lee todo esto y lo considera arte,
arte que le regalo para recibir afilado silencio,
con el único pero que me queda,
que comprendo sus maneras tan inseguras,
pero necesito que, sea cual sea lo que sienta,
ella, de forma sincera, me pida perdón.

miércoles, 22 de junio de 2016

Como es la vida.

Es cierto eso de que el pasado siempre vuelve, incluso la más inesperada de nuestras experiencias. Todo vuelve, tanto bueno como malo, aunque es lo segundo lo que más nos afecta. Siempre pensé que la vida me reservaba algo especial, en compensación de nunca haber tenido casi nada de lo que quise, por más que me esforcé por obtenerlo, que llegaría el día en el que me miraría con ojos pletóricos al espejo y mi sonrisa sería el aunténtico reflejo de mi mismo.
Pero la vida, con perdón, es una puta bruja que te ofrece, sin que pidas, y una vez te ves tentado del carnoso fruto, te lo retira de la vista, con una sonora carcajada que aumenta gradualmente su volumen según un sentimiento de angustia se agarra a tu pecho, negándose a soltarse.
Le da igual que hayas tratado de encaminarte por el sendero correcto, que hayas pedido perdón por tus errores y te arrepientas, ignorará todo y los volverá a traer al presente, elegirá el más inesperado, aquel que creías que nunca podría traerte ningún problema, y que aun así lamentabas haber cometido.
En dicha situación uno no sabe a quién recurrir. Unos rezan a Dios, otros plantean la situación y tratan de solventarla e incluso algunos solicitan ayuda a gente de confianza. Yo soy de los que hacen las tres cosas. Ahí Dios calla, mi mente solo complica más la situación y mis confidencias solo saben darme ánimo para no hundirme.
¿Crees que no pasará eso si para llegar a dicha situación sacrificastes de tu tiempo y de ti mismo? Entonces te llamo ingenuo. Da igual que tus actos, de por si ya bien encaminados, traten de compensar tu pasado, le importará bien poco que te esfuerces en ser lo mejor posible, incluso cuando solo es el principio del principio, la vida te dejará que te ilusiones para romper dicho anhelo ante tus ojos, como si se tratase de una mala broma.
Esperar no soluciona nada cuando tus actos ya se vuelven inútiles, y a pesar de ello, esperas, a pesar de que te ves tentado de zambullirte de lleno en un mar donde cometer errores parecidos, pero aun así, esperas, aun te queda algo de esperanza. ¿Porqué no? ¿No todo puede ser malo?
Pues puede serlo, sobre todo cuando no depende de ti. Lo único que te queda es lamentarte mientras disimulas una vaga sonrisa, aferrado a un sentimiento de miseria que te acompaña allá donde vayas.
¿No podrían ser las cosas más difíciles? ¿No podría al menos desquitarme de esta vaga esperanza que me impide volver a ser lo que quise dejar de ser? ¿No será señal de que no valgo para aquello que yo quiero? ¿Porqué no recibo una respuesta?
Lo más cruel de esto es que apostaste por ese algo que ambicionabas, y el que apuesta es más propenso a perder que a ganar, aunque la victoria suele compensar las pérdidas anteriores. Entonces, seguiré apostando, por el camino correcto, y muy seguramente, no deje de repetir al mismo número. Me da la impresión de que el premio es lo que siempre quise, aunque no llegue a vislumbrar nada del futuro. Será esa malvada esperanza que siempre albergo y ahora cree que solo debo actuar correctamente, a pesar de que nunca recibo beneficio. Tal vez todo no sea compensar el pasado sino concentrarse en crear un futuro mejor.


"El bien es lento porque va cuesta arriba. El mal es rápido porque va cuesta abajo."

-Alejando Dumas."

domingo, 19 de junio de 2016

Pájaros de la cabeza.

Estoy cansado,
de no saber ser,
de saber que me he equivocado,
de pisar el acelerador
cuando debería estar casi parado,
de ser incapaz de ver
cual es el momento oportuno,
si solo se describirla
y odiarme por no poder
plasmarla tal y como yo la veo.
Si ella es una bella flor,
yo tan solo un capullo,
si ver su sonrisa
es...joder...
ni si quiera se definirlo,
supongo que me hace sentir especial
y punto.
Si su parpadeo de ojos infantiles
es para mi un nuevo mundo,
y el miedo
de que por tocarla se rompa
ha inundado mi pecho,
de que en cualquier momento se vaya
me deja inquieto.
Tal vez soy demasiado inseguro,
es cierto,
pero a menudo me confundo
por culpa de esta cabeza mia
que se imagina el cielo
y aun asi me castiga
pensando que tal vez vivo
ese "cuanto más corto es el amor
mucho más largo es el olvido".
Si es su locura la cuerda
que me está atando,
si creo que es lo que mi perdida vida
andaba buscando,
el sueño que quise vivir
porque dejé de conformarme con soñarlo.
Ahora estoy en proceso,
no se ir a un ritmo adecuado,
estoy cansado
de estar solo en el comienzo,
pero trato y aguanto,
se que vale la pena si es por ello
de que no se debe forzar nada,
que la calma hará gala
de alarde y de lo que Dios quiera.
Ahora solo digo,
Dios, a ti que siempre te escribo,
recuerda siempre lo sufrido
y que por una ver que a un vivo
en vida se le compensa
no le retires el motivo
por el que creo que nos hemos conocido.
¿Pórque mi cabeza da mil vueltas?
Solo llevo sin saber de ella desde ayer,
tal vez me preocupo demasiado,
tal vez algo debería hacer,
pero que inquietud la que atenaza mis brazos
y estoy cansado,
cansado de siempre equivocarme
y perder lo que pudo ser algo.
Cansado de cansarme.

jueves, 16 de junio de 2016

Disculpe, señorita.

Disculpe, señorita,
pero cargo con preguntas
y a mi parecer, tus ojos
tienen todas las respuestas
de este mundo.
¿Pórque la suerte
siempre ha sido esquiva
hasta el día de hoy?
No me arrepiento por saber de ti,
más soy curioso y como dije
tus ojos parecen tener
la solución a mis dudas.
¿No es la posibilidad
un sueño cíclico?
Disculpe, señorita,
si ambos hemos sufrimos,
aunque de maneras distintas,
yo, perdido, como costumbre,
un estúpido ambicioso,
impaciente de nuevo poema
que pueda decorar el suelo
donde nunca hallo consuelo.
Será que siempre sentí
que solo yo me entiendo.
Nadie me entiende como yo,
también nadie me hace más daño,
si mi cabeza es una condena
que martillea a mi conciencia
con saña y mala hostia.
¿Quién me salva de mi mismo?
Disculpe, señorita, pero
bailemos, si lo desea,
entonces con el tiempo,
dejemos atrás lo doliente,
seamos movidos por el viento
y arrastrados por las notas
de un violín acompañado
de un delicado piano.
Me encanta verme dudando
¿Pórque será que muero
por tan solo conocerte?
Caprichos de la vida, supongo,
si escucharte me complace,
con la esperanza de ser capaz
de ser normal por un rato
comprendiendo que susurrar
puede ser gritar al oido
si la verdad pesa demasiado.
Dejemos todo surgir,
¿qué puede nacer?
disculpe, señorita, si resulto
ser egoísta, impaciente,
distante, calmado, poeta...
si resulto ser demasiado yo.
Disculpe, señorita, tan solo
disculpe a este señor.


 

sábado, 11 de junio de 2016

Karma.

¿Crees en el karma?
Yo creo que es lógico
que aquel que bien obra
más se enriquece,
aunque no siempre se aplica.
Toda mi vida ha sido
detrás de aquello que merezco,
ilusionado con cada oso
de la que vendí su piel
antes de cargar el arma,
incluso sin verlo,
pero, cuéntame,
¿no crees
que te falta algo?
Yo veo soledad
y escribo
para estar bien,
bien estoy si veo que creo
que la soledad no me escribe,
ahora sus palabras
no suenan tristes,
¿Cómo te llamas?
Caminemos despacio,
soy temeroso de caer
pues andar no se bien,
si acaso enseñame
a volar, por ejemplo,
que yo te enseñare
como un adulto
puede ser niño,
como todo puede cambiar,
que la piedra es amiga
y me invita al mejor suelo
si acaso caigo.
Ahora
hagamos un trato:
finjamos que no tenemos
ni pasado, ni errores
y aprendamos
que podemos ofrecernos.

miércoles, 8 de junio de 2016

Compleja sencillez.

Hice de mi miedo
a andar por la cuerda floja
mi punto más fuerte,
del nudo en mi garganta
se desata el sueño
como el mejor desenlace,
enlazando palabras
para nuevo empiece
y así argumentar mi obra
como un mero personaje.

¿Cómo se aprende a aprender
si las instrucciones están
en el mismo idioma que el del corazón?
entiendo poco sobre entenderte
si eso del sentido ya se me olvidó,
borrado entre tanto escrito
solo narro el dolor de no ver
la manera de escapar
de esta rutina que nos atrapó
en una masa de carne inerte,
de nosotros mismos un reflejo,
pero, alégrate, seguimos vivos,
aunque que vivamos no significa,
si yo solo soy un suicida
que eligió morir de viejo.

Yo no soy fuerte,
si soy de todo menos capaz
de levantarme en lunes,
como mucho me arrastro
para desayunar
y soñar con el viernes.

Yo no me gano la vida,
si por despistado suelo perderla,
como la cabeza, la razón,
sobre todo el juicio
cuando el veredicto dicta
más cuando es dado
por aquel que se cree Dios.

Yo no quiero madurar,
pero si quiero echar raices,
que mis actos den buen fruto
y que mi semilla germine
para plasmarme en hojas
donde mi alma escribe
tratando de escapar,
pero caduca ya la hora
y ni me inmuto,
mujer, no se enamorar,
solo sellar cicatrices,
que por mi don perjuro
sobre esta magia que mora
y no se sabe conjurar
más que sobre cielos grises
y firmamentos de tonos oscuros.

Ni para bien ni para mal
ya solo pretendo ser
fiel a los ideales imposibles,
impasible ante fieras,
sirenas que no saben cantar,
soltar mi rabia y morder,
perder siendo invisible
imperceptible cualquiera,
suena cada pena al llorar,
sal y vinagre suele escocer,
joder, no resulta resistible,
cohibe sobre maldita manera
condena que se debe soportar.