Follow by Email

lunes, 7 de marzo de 2016

Poemario: Intensa fugacidad antológica.

Azar.

Te defino
como un juego de azar.

Resultas atractiva,
generas una dura adicción,
bebes del tiempo
hasta agotarlo
y que sucia trampa
supone predecirte.


Mi mitad.

Mi dulce amargura
es hacer limonada
de mi media naraja.


Naturaleza viva.

Solo son
árboles hablando
desde su silencio.



Cumplo.

Por más tiempo que pasa
cumplo años,
no propósitos.


Entendimiento.

Tan sencillo
que resulta complejo
llegar a entenderlo.


Camino.

Es camino
porque me pertenece a mi.
¿A ti? Nun-ca mi no
en silencio.


Perfección.

La perfección
es ser perfecionista.
Puntualmente.


Breve.

¿Quieres seducir?
Miente.
¿Pretendes enamorar?
Miente dos veces.


Para que.

¿Para que 
sirve rendirse? 

Eso lo puede hacer cualquiera.


Persecución.

De perseguir sueños
hemos pasado
a ser perseguidos por ellos.


Definición.

Un río
desembocando
en si mismo.
Definición
de mi persona.


Tortura involuntaria.

Cada pestaña
un latigazo,
cada parpadeo
hace de mi Cristo.


Día 16.

Día 16:

Sigo sin afeitarme,
sin mirar tu imagen,
perdiendo kilos
junto a la conciencia.

Me sobra barba,
me falta hacer memoria
y un motivo
para las diez de la mañana.


Enfermedad.

El amor
es una enfermedad
de trasmisión emocional.


Bautizo.

Y bauticé 
a cada una de mis sonrisas
con nombre de mujer.

Será que son huracanes,
no lo se.