Follow by Email

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Poemario breve.

Doble sentido.

Me condena mi propio juicio
por matar al tiempo,
pierdo la razón
tanto como me la quitan,
¿y la ropa?
Esa se queda puesta
en el puesto de carcelera.

Único en serie.

¿Qué es único y a su vez
no es más que otro producto
en serie de la factoría?
La vida humana.


Ciego al amor.

He pasado la mitad de mis años
de madurez tratando de definir
que es el amor.
Inutil intento, como si un ciego
tratase de definirme que son
los colores que decoran
los carrillos de la timidez.

A su silencio.

Silencio. ¿Ausencia de sonido?
más bien falta de vida.

Se manifiestan las emociones
por romper las cadenas
que apresan a nuestras voces.

Ríe, llora, habla, grita...
Demuestra que estas vivo,
el silencio es la muerte
de las emociones.

Para ti-mi.

No se si escribo
para que me conozcan
o conocerme yo.

Quiero que sepan
todo lo que en mi encierro.
No se porqué.
Será que creo poder
enamorar así.

Quiero saber de mi
tanto como desconozco
aquello que aun no he visto.
Será que aun no me he visto
en todas mis circustancias.

Complejo de arte.

No se amueblar mi cabeza
si mil libros son mi decálogo.
Tantas frases adornando
recargan un ambiente gótico,
mi pensamiento en si
es el resumen de mi Renacimiento.