Follow by Email

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Amar es.

En ocasiones, amar es callar por dentro,
en otras, hablar todo un mundo, menos el tuyo propio.
En ocasiones, amar no es nada
más que un simple todo,
si en los labios del condenado habita
para ahondar en el corazón del hombre.
Es un suspiro que se escapa,
una carrera a trote sobre el pecho,
la única respuesta para una infinidad de dudas.
Los actos suponen la acción,
amar es actuar en pro del latido,
de encontrar sentido al hecho
de ver magia, donde otros ven meros trucos.
Y en el pañuelo te encuentras
escribiendo la historia que algún día compartirás,
dirás lo que contemplaste como impensable,
ante ella, romperás tu muda imagen
y expresarás: Eres el sueño que deseo como eterno,
la poesía que nunca me planteé escribir,
la razón para ser abrigo en este invierno,
la voz debida a ti.
Amar es decir estupideces, como:
quiero que sea feliz, aunque no sea conmigo.
Amar es ser egoísta, amar es pensar
en ti para otra persona, pues amar es
el grito del alma que clama por entrar al cielo
acompañado de la alegoría de la felicidad.