Follow by Email

martes, 27 de octubre de 2015

Definición de un egocéntrico.

Hay un hecho que,a mi parecer, es una mezcla entre curioso, fascinante e irritante y son las personas que sin saber nada, creen saberlo todo, tratan de imponer su voluntad sobre aquellos que no paran de sacrificarse para que no les falta de nada, lejos de valorar aquello que se hace por ellos y ante la intención de hacerles saber lo molesto que resultan, solo saben responder de malas maneras y sin argumento alguno, sulfurándose por la impotencia, para terminar amenazando, en un intento frustrado de mostrarse superior en lo que carecen.
A la hora de discutir, no hay más razón que aquella que ellos tienen. No tienen problema en inventarse cualquier evento, ya sea un falso conocimiento o algo ocurrido en su vida pasada para tratar de dar veracidad a sus palabras, solo por conseguir su objetivo, sea cual sea, y sin dudar en ni una palabra, a pesar de contradecirse en muchos momentos. Un acto de puro egoísmo.
Lo más fascinante de todo es la capacidad de estar personas de mantener su conciencia limpia, tras no solo desaprovechar las oportunidades que se le ofrecen y son necesarias para su porvenir, sino de no conformarse nunca con lo que recibe (que ya es más de lo que se le puede dar) para exigir antojos innecesarios, que solo servirán para alzar su ego, ante las personas que fueron la causa de aquella envidia que forzó su ambición por ese tren de vida que o se puede permitir. No tendrá problema en dañar a los que más quieren, o al menos esa es la imagen que dan al resto, pero no les importará nada, porque en su cabeza solo él lleva razón, para él solo hace una reclamación de lo que se merece, pues no es consciente de que para merecer primero hay que ganárselo.
Sus respuestas siempre son un obcecamiento en sus ideas, cualquier argumento que se le oponga no es más que una estupidez, una burla a su escaso o desaprovechado y corrompido intelecto, haciendo que solo se fije en lo negativo de lo que se le dice, incapaz de analizar una frase si contempla en ella una posible ofensa a su ya enaltecido ego.
Estas personas son prácticamente incapaces de sacrificarse por otras, solo harán pequeños gestos que bajo su consideración son algo enorme, las cuales no tendrá problema de echarlo en cara en una disputa. Viven para ellos, el resto solo son sus posesiones, y como objetos que son no tienen más derechos que los que él considera.
El resultado de este estilo de vida tendrá sus consecuencias: serán incapaces de comprometerse con cualquier causa, ya sea trabajo o social, se moverá solo por capricho. Acostumbrado a tener todo a base de exigencias, tratará de este modo a las personas externas a su círculo cuando adquiera algo de confianza, ganando el desprecio de esta gente. La mayor de las consecuencias es la peor de todas, les será imposible acabar con cualquier empresa que se propongan, lo abandonarán todo con escusas y culpando al mundo, porque él no verá sus fallos, no será consciente de sus errores, por eso es incapaz de aprender.
El futuro que le ampara es un destino lento y paulatino en el que poco a poco quedará solo, será un títere de un mundo que el cree gobernar.