Follow by Email

sábado, 31 de octubre de 2015

Recopilación de arte.

Aveces las palabras dicen demasiado poco,
la consecuencias de estar cuerdo,
mi causa para ser un loco,
que, los sueños en la cabeza son pájaros sin alas,
la realidad es un cazador,
y tiene demasiadas balas.
Ahora dime porque rezas,
te daré la solución,
nadie vive solo pidiendo,
nadie siente solo por el latido del corazón.

Vivo porqué: alguien tiene que hacerlo,
porque tener una vida
no significa
que uno esté viviendo,
por mucho que se sufra
lo que otros atesoran,
será que a la soledad
nunca le gustó sentirse sola,
será que callar
nunca fue gusto de mi boca,
será que de tanto hacer tropezar
la piedra quiso ser roca.

Ignorando los fracasos
se busca la sonrisa hasta en la basura,
solo quise oficiar de yonki
y morir por sobredosis de locuras.

Ahora resido en un París constante,
entre luces y lunas llenas,
curando mis heridas lacerantes,
pensando en como era antes
de habitar en el poema,
escribiendo entre comillas
saltándome las comas,
parando tan solo donde no hay salida,
evito rendirme tocando notas silenciosas.

Aplasta la sinceridad
por el efecto de la gravedad,
pesan los actos
que no se supieron interpretar,
buscando el significado
para explicar
las osadías de no osar,
si el viento corre tanto
será que trata de escapar,
y si engañamos
es para que nos puedan pillar.

Navegando en barcos de papel plegado
naufragamos en la tinta,
es la artista
variopinta
que me pinta
para dejarme hecho un cuadro,
la sorpresa imprevista,
el canto del solista
en el amor a primera vista
que en dos minutos quedó olvidado.

Las normas para romperlas,
la vida para establecerla,
la victoria para merecerla,
la vergüenza para perderla,
la locura para serla,
la música para componerla.

miércoles, 28 de octubre de 2015

Gotas rojas.

La vida es una gota de sangre perlando nuestros labios,
bella, brillante, como un rubí, efímera como la primavera.
Primero, un colmillo se clava, hundiéndose en la rosada piel.
Comienza entonces un río, que nunca desemboca
si no que discurre en un mismo cauce, el mismo océano,
compuesto por tantos espíritus como naturalezas.
Brilla al contacto de la luz, se esconde en la ausencia,
bailando al compás gravitatorio que ata a nuestros cuerpos.
Y cae.
A plomo sobre los pasos del poco cuidado,
aplastando la moral individual de cada ser,
componiendo un llanto, la agonía y el regreso,
allí, donde nunca debimos marchar,
un lugar de colores permanentes, sin desteñirse,
las cicatrices son fugaces, arañazos a la existencia
escribiendo los designios de un angustioso porvenir.
Entonces sopla el viento.
Se mantiene incesante, constante en la labor
que el tiempo encarga sobre sus erosiones,
marchitando el alma, al hombre
que creyó tenerlo todo, hablante de la esperanza
y solo fue eso. Cuestión de tiempo.
Ahora ruega por volver en forma de añoranza
y que es sino la forma de nuestros recuerdos,
la nostalgia es la felicidad de estar triste,
la felicidad es solo la triste nostalgia
de vivir lejos de los malos sueños.

Al diablo.

Te pregunto que si crees en el diablo.
Se disfraza de tentación,
finas y largas piernas de mujer,
el rojizo color de sus mejillas
o el vino tinto brillando en cristal.
Se oculta en momentos de indecisión,
en las palabras que acarician el oído
sugestionando nuestras entrepiernas,
una provocación en la caída
de la camisa, por un hombro de mujer,
como para el borracho en la cantina es el dinero,
la jarra vacía, sus pechos llenos,
pícaro y juguetón, gestos con el dedo,
"ven aquí" nos da a entender
mientras sostiene nuestras pasiones.

Y ahora que sabes esto, te pregunto,
¿Eres o no el diablo?

martes, 27 de octubre de 2015

Definición de un egocéntrico.

Hay un hecho que,a mi parecer, es una mezcla entre curioso, fascinante e irritante y son las personas que sin saber nada, creen saberlo todo, tratan de imponer su voluntad sobre aquellos que no paran de sacrificarse para que no les falta de nada, lejos de valorar aquello que se hace por ellos y ante la intención de hacerles saber lo molesto que resultan, solo saben responder de malas maneras y sin argumento alguno, sulfurándose por la impotencia, para terminar amenazando, en un intento frustrado de mostrarse superior en lo que carecen.
A la hora de discutir, no hay más razón que aquella que ellos tienen. No tienen problema en inventarse cualquier evento, ya sea un falso conocimiento o algo ocurrido en su vida pasada para tratar de dar veracidad a sus palabras, solo por conseguir su objetivo, sea cual sea, y sin dudar en ni una palabra, a pesar de contradecirse en muchos momentos. Un acto de puro egoísmo.
Lo más fascinante de todo es la capacidad de estar personas de mantener su conciencia limpia, tras no solo desaprovechar las oportunidades que se le ofrecen y son necesarias para su porvenir, sino de no conformarse nunca con lo que recibe (que ya es más de lo que se le puede dar) para exigir antojos innecesarios, que solo servirán para alzar su ego, ante las personas que fueron la causa de aquella envidia que forzó su ambición por ese tren de vida que o se puede permitir. No tendrá problema en dañar a los que más quieren, o al menos esa es la imagen que dan al resto, pero no les importará nada, porque en su cabeza solo él lleva razón, para él solo hace una reclamación de lo que se merece, pues no es consciente de que para merecer primero hay que ganárselo.
Sus respuestas siempre son un obcecamiento en sus ideas, cualquier argumento que se le oponga no es más que una estupidez, una burla a su escaso o desaprovechado y corrompido intelecto, haciendo que solo se fije en lo negativo de lo que se le dice, incapaz de analizar una frase si contempla en ella una posible ofensa a su ya enaltecido ego.
Estas personas son prácticamente incapaces de sacrificarse por otras, solo harán pequeños gestos que bajo su consideración son algo enorme, las cuales no tendrá problema de echarlo en cara en una disputa. Viven para ellos, el resto solo son sus posesiones, y como objetos que son no tienen más derechos que los que él considera.
El resultado de este estilo de vida tendrá sus consecuencias: serán incapaces de comprometerse con cualquier causa, ya sea trabajo o social, se moverá solo por capricho. Acostumbrado a tener todo a base de exigencias, tratará de este modo a las personas externas a su círculo cuando adquiera algo de confianza, ganando el desprecio de esta gente. La mayor de las consecuencias es la peor de todas, les será imposible acabar con cualquier empresa que se propongan, lo abandonarán todo con escusas y culpando al mundo, porque él no verá sus fallos, no será consciente de sus errores, por eso es incapaz de aprender.
El futuro que le ampara es un destino lento y paulatino en el que poco a poco quedará solo, será un títere de un mundo que el cree gobernar.

sábado, 24 de octubre de 2015

POR LOS MÍOS MI FE(fragmento).


FRAGMENTO DE LA NOVELA POR LOS MÍOS MI FE, ESCRITO EN MI OTRO BLOG DEDICADO SOLO A ESTA HISTORIA.

CAPITULO 23:LA VOZ EN CARTA.
(CARTA DE DAMIÁN A ELENA.)

Elena, no es mucho el tiempo en el que nos conocimos, y mucho menos es en el cual hemos comenzado ha vernos de otra forma distinta a como era antes. Trato de pensar  en que te hace especial, y soy incapaz de darte una respuesta. Le di mil vueltas al asunto, intentando saber que parte de ti me hace sentir que el corazón se me vaya a salir del pecho, pero por más que lo pienso no hallo respuesta. 
Primero pensé en tus ojos, esa mirada que me  hace creer que no hay nada más bonito, un mar en eterna calma, donde no me importaría naufragar hasta encontrarme. Luego pensé en tu sonrisa, como de niña buena,  que me hace querer abrazarte y no soltarte nunca. También pensé que podía ser tu forma de ser, siempre tan alegre, contagiando tu gran optimismo. Pensé que a lo mejor era tu atractivo en si, pero no me consideró como otro más para mirarte con esos ojos. Y me costó dar con la respuesta correcta. Era todo junto y a la vez todo por separado. Cuándo me haces creer que tengo motivos para ser especial, por el hecho de estar contigo, la sonrisa que me sacas con tanta facilidad, los besos que me robas y yo te robo, los momentos que deseo que el tiempo se pare, que tú no te vayas, que te quedes conmigo.Todo porque eres capaz de enmudecer mis labios, de dejarme sin voz.

Es por ello que siento que eres más especial de lo que cualquier persona ha llegado a ser para mi, aunque haya sido en poco tiempo, por eso tengo la necesidad de saber, si de verdad, tú también quieres estar conmigo, de si me haces el favor de devolverme la voz.

ENLACE A LA NOVELA. DEJEN SUS COMENTARIOS Y SIGAN MIS BLOGS SI LES GUSTA AQUELLO QUE ESCRIBO. GRACIAS.

martes, 20 de octubre de 2015

Entre nosotros.

Hablando en primera persona coincidí en que fui segundo,
perdido en el minuto, en el corazón aun adolescente,
y si, quiero saborear el placer de ver mi nombre en la portada
de un buen libro, de muchos colores, para tantos gustos,
gracias a la poesía que delata como soy, aunque no me conozca
lo suficiente como para saber que hay tras mi nombre,
y no escribo, tan solo me estoy escribiendo a mi mismo.
Beberé cervezas los findes, reiré como solo los locos saben,
hablaré de poesía con un ignorante que cree que una oración
es solo un rezo a Dios, y aun así seguiré
hablando del ímpetu que me produce la lectura
de la maravillosa literatura que es la hispanoaméricana.
Releo entonces los haikus de Benedetti,
los últimos versos que Neruda dedica,
las crónicas fúnebres de muertes anunciadas por García Márquez.
Olvidé entonces el verde de los paisajes
que nunca produjeron una chispa en mis entrañas,
recordé cada rostro de mujer, hasta el más desconocido
por el cosquilleo que recorrió por mi juvenil entrepierna,
siendo objeto de la inspiración diurna, nocturna reservada
para las caricias que el diablo presta a mi endeble tentación.
Cogí los puñales con los que nunca llegué a armarme,
los lancé fuerte, contra ese futuro impredecible,
más nunca hice daño a nadie por el peso de la moral,
atado a mi conciencia, ¿que reflexiono sino dos veces mi rodilla?
Ignorando mis miedos del porvenir y el por llegar
si tan solo quise saber por donde podré escapar.
Ahora me debato con romper, con todo,
con lo establecido, las normas, el silencio
y saber que se oculta tras la esperanza de sus ojos,
aun vestida de niña buena que considera pecado el hecho de ser persona.
Me cubre la vergüenza, el cielo que no quiere ponerse de acuerdo,
si llueve, río, si clarea, necesito que llueva,
como si se tratase de un licor de dulce trago
o la posibilidad de poder llegar a verla.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Tristeza.

Las manos se sienten flojas. Los brazos en si son un peso muerto. El color gris toma posesión de toda imagen que los ojos observan. Un hueco en mi pecho se hace cada vez más y más grande, arrebatado ese calor que el corazón desprende cuando salta con emoción. Ahora solo supone un paso fúnebre, una melodía que poco a poco disminuye su volumen, hasta morir entre susurros.
Solo impera un deseo: no despertar una vez ya he dormido.
La impotencia se aferra a la parte consciente y ahonda en cada uno de los pensamientos, volviendo mi cuerpo en un amasijo de carne débil, sin fuerzas para afrontar sus problemas.
La cabeza deja caer su mirada al suelo, buscando aquella sonrisa que se desprendió de los labios, una sonrisa que solo se lucía ante unas miradas en concreto, pero hoy, tan solo por este día, no se siente coqueta para salir a jugar a los inocentes.
Los ojos se bañan en si mismos, la pena que se desborda sobre las cuencas, vertiendo lágrimas,  naufragas sobre las parcas mejillas.
Todo es lúgubre, tintado por una capa oscura que todo lo cubre, y aquí estoy yo, tratando de describir los sueños quebrados, que una vez prendidos, asolaron mi piel hasta llegar a la causa de mis miradas cómplices.

lunes, 5 de octubre de 2015

Rabia.

Lo único que me place ahora es escupir mi rabia, golpear cualquier objeto cercano a mi, liberarme de este cruel peso que se aferra a mi pecho y estruja mi tráquea.
Gritar no es una opción. No puedo decir aquello que realmente pienso sin librarme antes del temor a las consecuencias, las trabas que se disponen sobre el futuro que ambiciono. Me cuestiono porqué, no entiendo la razón por la cual todo ha de ser complicado, ningún regalo viene dado porque si, solo es un silencio que alimenta mi enfado.
Mis brazos arden, al igual que mis mejillas, la cabeza da vueltas sobre la misma idea y acaba por marear al resto del cuerpo. Un bajón emocional en toda regla se apodera de mi cuerpo, y no, no poseo ganas de aguantar más, solo de deshacerme de malas maneras de todos los impedimentos y simples y molestos lastres que se aferran a mi macilento físico.
Todo cae por gravedad, y mis brazos ya están fatigados de sostener el peso de mi rabia, así que la dejo aflorar lentamente, sin que llegue a afectar a nadie más que a mi.
Supongo que nunca dejaré de ser niño, lanzando los juguetes de mis palabras, sin temor de romper el juego que tanto me entretiene.

domingo, 4 de octubre de 2015

¿Quién soy?

¿Quién soy?
Soy aquel.

¿Quién soy?
Soy entrañas rodeadas de piel.

¿Quién soy?
No lo se,
solo que escribo buscando
sobre un blanco papel,
poseedor de una vida,
vida, por decir que es.

¿Quién soy?
Soy tu eres. Ven.