Follow by Email

jueves, 10 de septiembre de 2015

Sin saber.

He lanzado monedas al aire
y el viento me las ha robado,
me cansé de no hayar respuesta
y ahora solo gasto en licores
que me hacen olvidar la pregunta
por un breve instante.
No conozco que es que las cosas
salgan como uno quiera,
no como uno espera, me cansé
de esperar a que algo ocurriese
sin que se me ocurriese actuar,
y tú, que desconoces el mundo
que hay tras mis sombríos ojos,
no juzgues con dureza el hecho
de que por no poder vivir a tu lado
quiera morir para ser enterrado
en cualquier buen escote
pues no te diste cuenta
que tu sonrisa es la mía,
o eso me gusta pensar...
¿Qué pensamiento hay tras la pantalla?
¿No es el silencio, tanto en amor
como en el desprecio
de existencia innecesaria?
La verdad cuesta, por miedo
o por respeto, poder decirla,
cuando toda historia buena
si se aclara en dos páginas
deja de ser tan complicada.
Y mis enfados no obtienen paz
si en calma hace gala el bufón,
de pagos malas miradas, desdén,
y por desgracia, puertas cerradas
allá en su corazón.
No te olvides de mi nombre,
escríbeme en cualquier momento,
juego fatal cuando me sacan de una liga
donde me regalan el balón.
No te olvides de mis tonterías,
de que creo en ser felicidad para ser feliz,
perdona si fracaso,
perdóname si me confundo,
dame las respuestas
y perdona por ser así.