Follow by Email

martes, 8 de septiembre de 2015

En la noche.

Explotaron las ideas alumbrando
aquel oscuro firmamento
con extrañas formas y distintos colores.
A mi espalda el diablo, sobre mi hombro
su silenciosa tentación velando
por que llegue mi perdición,
por eso me entretengo contando estrellas,
pero el cielo esta contaminado
de tanta luz y tanto ruido...
que los pájaros de mi cabeza
hoy no pueden dormir.
En vela estoy, sin llama que prenda
cubriendo la desnuda mente,
aullando a una luna que no persigue
ya más mi asiento trasero del coche
donde quiebro los malos augurios
y hablo conmigo mismo sin dar con una conclusión.
Es de noche y las ideas se han cosumido,
las estrellas siguen ocultas
y ese demonio sonríe de soslayo
siendo cada vez más incesante.
Ojalá pudiera bailar con el diablo
y salir con los pies ilesos.