Follow by Email

jueves, 3 de septiembre de 2015

A tus manos mi compás.

Solo cuéntame lo de aquella vez,
el diablo bailando en cuerpo de mujer,
y yo por mucho que beba no consigo quitarme esta sed,
corre o dentente,
ignora a la gente,
solo trato de que todo salga bien,
buscando mi suerte
me hice más fuerte
por el hecho de levantar tras caer.

Juego contigo si no me pones precio,
tanto oir murmullos me hizo rogar silencio,
tu corazón frío me heló en medio de este incendio,
por mucho que aguante no soporto el tedio...

Danzo torpe,
subo y bajo como el mar,
¿De mí que conoces?
de mi sólo quieren poesía y poco más.
Rogando al cielo,
aún tengo por quien creer,
amo a mi gente, a mis dedos
cuándo te desprenden del sostén,
sostengo ideas de locos,
loco ideó problemas de bar,
concedeme un momento,
lo que escribo te va a llegar.

No soy un cerdo ni un guarro,
solo pienso todo lo que digo,
todos se acaban aguantando,
yo solo quiero amores, estaciono antes en tu ombligo,
dormir poco, chica, no se que siento,
del vísteme lento que tengo prisa
al desnúdate rápido que tengo tiempo.