Follow by Email

lunes, 28 de septiembre de 2015

Amigos de la mentira.

Existe una cuestión que siempre se ha escapado de mi entendimiento:¿Porqué el ser humano dentro de la sociedad es capaz de calificar a otra persona de un modo despectivo solo a espaldas de ésta?
Muchas son las ocasiones en las que hemos oído a alguna persona malhablar respecto a otra en cuestión, e incluso llegamos a participar y cuando el objetivo de tantas burlas aparece se disimula una falsa sonrisa fingiendo no haber tenido semejante conversación.
En mi opinión todo sería más fácil si se dijese todo a esa persona, pues no gusta a nadie la idea de ser objeto de mofas y semejantes críticas para luego ser traicionados por quienes creemos que nosotras respetan.
Si nos dijesemos todo a la cara, no solo ahorrariamos esos momentos incómodos en los que uno descubre ser víctima de tal despropósito, sino que también ayudas a la persona a cambiar algún aspecto de si mismo o le ayudas a reflexionar al menos de la causa por la cual muchos cotillearían de mala manera a sus espaldas.
Incluso decirle a alguien que te cae mal, me da a pensar que ayudaría a ambos el quitarse de un momento incómodo que no agradaría a ninguno.
Aunque he de admitir que este hecho tan vil para mi consideración tiene una ventaja: al final, de un modo u otro, te enterarás de quienes son aquellos que han traicionado tu confianza y podrás reducir tu círculo a un grupo más selecto que nunca supondrá una amenaza semejante.
La sinceridad es una herramienta que no sabemos emplear, y no, no niego que no debamos hacer uso de una mentira piadosa, solo condeno cualquier tipo de mentira que supa una agresión a la relación que existe con una persona.
Un auténtico amigo dice mucho de ti por la espalda, pero más aun en la cara, y lo que dice tras de ti tiene un fin completamente distinto al de simplemente criticar.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Por un día.

Nos encontramos de nuevo,
o mejor dicho, te busqué al verte,
con los ojos encendidos de esperanza
para tu cuerpo prendido en lujuria.
Tus palabras sonaban torcidas,
torcidas puesto que se desviaban
de lo que realmente querías,
no querías saber de mi,
querías de mi en profundo éxtasis.
Se que no buscamos lo mismo
y aun así, me veo tentado
en parar un rato y mecerme
en el canto, en el ritmo, en el compas,
verter mi rabia para seguir mi trayecto
para volverte a ver el día
en el que me sienta cansado.
Conozco tus tristezas, como un coche
solitario en medianoche, perdida
tiendes a divagar,
y se: que no tiendes a indicaciones,
que la brújula señala al norte,
pero tú quieres ir a bajo
donde perderse es encontrarse por un momento
y por este día yo te dejo,
me dejaré hasta que encuentre
felicidad, allá lejos de tu pena,
de tu llama solitaria y tus simpáticas caderas.

jueves, 24 de septiembre de 2015

Yo.

Para matar la soledad me encerré
en una jaula con un espejo
para curarme de la ausencia
como si fuese un periquito.

Escribí en las paredes mi nombre
tratando así de conocerme,
me invité a copas, con descaro,
para verter sinceridad
a cada gota de licor.

Y si me conociese no diría
que aun espero a conocerme mejor,
y esperando conozco al tiempo
que no comprende de pasos y caminos.

Navegué sobre la literatura
en búsqueda del náufrago que era,
salvando tan solo una canción
que huele a infancia olvidada.

Miramos entonces con detenimiento,
los ojos del ciego son los más curiosos,
los del niño son tan solo ávidos.
Los míos miran a otro mundo.

Un dragón de cerca es una lagartija grande,
una sirena, una ausencia de amor,
mis papeles soy, escondido
del hombre que no quiero conocer.
Resulto ser yo.

Desperté junto al desconocido
que habitaba en mi interior.
Le tendí la mano, sonreí sin más
dispuesto a saber de él, de mí, de los dos.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Mis acciones soy yo.

Un acto es definido como un hecho o acción pero, ¿cómo se interpreta?
Un acto es como un sueño, cada uno le da su propio significado, uno más acertados y otros más lejos del verdadero sentido. Y es que respecto a cualquier acto solo hay una persona que realmente entiende el motivo, los demás solo pueden acercarse al motor de la acción, y está persona es la que actúa.
Es esta persona la única que debe juzgar sus actos, los demás desconocen que mueve a alguien a actuar como actúa, a ser como es, no saben interactuar con el mundo que existe dentro de la cabeza del individuo, solo saben sacar conclusiones que podrán ser más o menos acertadas, pero no podrán ver que se esconde tras el acto realizado.
Un ejemplo es el altruismo. Yo puedo actuar altruistamente por ciertos motivos, (me han educado así, problemas de conciencia, empatizo demasiado, etc) y donde yo veo mi altruismo, otro verá un posible acto interesado, otro un afán de aparentar, y algunos verán el fin altruista en si, pero no entenderán que me mueve a serlo, porque mis motivos son personales e intransferibles, no serán los mismos que los suyos al fin y al cabo.
Con esto solo puedo concluir que no debe afectarnos lo que el resto piense de nosotros, porque "yo" soy un conjunto de pensamientos y acciones, dos cosas que no pueden entender, y por tanto no pueden tener un juicio analítico como tal de mi. Es por eso que no debemos dejar que los prejuicios de la gente nos afecte emocionalmente, porque eso conlleva ser otro más en la sociedad, y a mi parecer, es muy triste.
No espero con esto cambiar la forma de ver las cosas de nadie, solo procuro crear una reflexión interna, porque ahora lo "normal" es ir de excéntricos por la vida, buscando lo atípico, que no está mal, sino fuese porque todos lo buscan en el mismo baúl de disfraces; una sucia careta que trata de ocultar lo que se es en realidad con tal de encajar en alguna parte.
Hoy en día lo raro es ser normal de verdad, y lo normal debería ser respetar la identidad de uno mismo, la cual es la primera persona a la que deberíamos ayudar pues no se puede solucionar los problemas de otro si no se sabe solucionar los que uno mismo tiene.

Nosotros.

Aprendí a valorar,
a contemplar
la escena,
a conversar
sin necesidad de hablar,
a construir reinos con fonemas,
y ahora soy un formado
fortificado
en la fortuna de mi fuerza,
partiendo de mi posible
más que plausible
inspiración pasajera.
Que por mucho que ahorres
la vida sale cara,
no quiero abrazos de tu escote,
prefiero besos en pijama,
y que la luz se apague,
felicidad hasta en la miseria,
que ya se sabe
que hasta un peón puede ser tu reina.
Yo ya se lo que es volar sin alas,
queriendo a los míos
y aprendiendo a soñar
alcanzamos al cielo que nunca alcanzaba.
Los vasos vacíos
pero con el corazón lleno,
olvidé que era ser "yo"
por plurificar el concepto,
ahora andamos
sin saber que es estar solos,
porque cuando yo camino
es por todos,
que no me vale el ego
sino es con vosotros,
porque soy como la vista,
como un ojo,
que contemplo la imagen
pero no está completa sin el otro.

jueves, 10 de septiembre de 2015

Haikus.

-Si la sonrisa
Sucede a las palabras
Dicho está todo.

-Me se tu nombre
Aunque no me hace falta
Si miras así.

-Para los viejos
Es la época que siempre
Empeora al mundo.

-Olvidé contar:
Con la suerte y contigo.
Respiro mejor.

-Vale un abrazo
Todo el firmamento azul
Junto a las nubes.

-Un poeta dice
Que la ventana llora
La lluvia que vi.

-Los estúpidos
No cierran sus bocazas
Porque no saben.

-Dios ya juzgará,
Mientras tanto es planear
Arrepentirse.

-Mis zapatillas
Las rompieron mis pasos
De uso y rutina.

-Si no sabes
Callar, eres un tonto
Que no sabe hablar.

-Somos el hombre
Que no sabe como actuar
Siendo personas.

-Habla el demonio
Y la conciencia empieza
Con su silencio.

-Estrepitoso es
El choque contra el suelo
Del: te lo dije.

-Egocéntrico
Que se lamenta de si
Es de exhibición.

-Estas persianas
Cerradas al mundo no
Me dejan pensar.

-Tu Génesis
Fue mi triste catarsis,
Mi Apocalipsis.

-Nunca podrá ser
Que hayas perdido el rumbo
Si nunca ha habido.

-Y si bebemos
Brinda la oportunidad
Al ridículo.

-Pobre fue Cristo:
Sin sindicato alguno
Sin sueldo fijo.

Sin saber.

He lanzado monedas al aire
y el viento me las ha robado,
me cansé de no hayar respuesta
y ahora solo gasto en licores
que me hacen olvidar la pregunta
por un breve instante.
No conozco que es que las cosas
salgan como uno quiera,
no como uno espera, me cansé
de esperar a que algo ocurriese
sin que se me ocurriese actuar,
y tú, que desconoces el mundo
que hay tras mis sombríos ojos,
no juzgues con dureza el hecho
de que por no poder vivir a tu lado
quiera morir para ser enterrado
en cualquier buen escote
pues no te diste cuenta
que tu sonrisa es la mía,
o eso me gusta pensar...
¿Qué pensamiento hay tras la pantalla?
¿No es el silencio, tanto en amor
como en el desprecio
de existencia innecesaria?
La verdad cuesta, por miedo
o por respeto, poder decirla,
cuando toda historia buena
si se aclara en dos páginas
deja de ser tan complicada.
Y mis enfados no obtienen paz
si en calma hace gala el bufón,
de pagos malas miradas, desdén,
y por desgracia, puertas cerradas
allá en su corazón.
No te olvides de mi nombre,
escríbeme en cualquier momento,
juego fatal cuando me sacan de una liga
donde me regalan el balón.
No te olvides de mis tonterías,
de que creo en ser felicidad para ser feliz,
perdona si fracaso,
perdóname si me confundo,
dame las respuestas
y perdona por ser así.

martes, 8 de septiembre de 2015

En la noche.

Explotaron las ideas alumbrando
aquel oscuro firmamento
con extrañas formas y distintos colores.
A mi espalda el diablo, sobre mi hombro
su silenciosa tentación velando
por que llegue mi perdición,
por eso me entretengo contando estrellas,
pero el cielo esta contaminado
de tanta luz y tanto ruido...
que los pájaros de mi cabeza
hoy no pueden dormir.
En vela estoy, sin llama que prenda
cubriendo la desnuda mente,
aullando a una luna que no persigue
ya más mi asiento trasero del coche
donde quiebro los malos augurios
y hablo conmigo mismo sin dar con una conclusión.
Es de noche y las ideas se han cosumido,
las estrellas siguen ocultas
y ese demonio sonríe de soslayo
siendo cada vez más incesante.
Ojalá pudiera bailar con el diablo
y salir con los pies ilesos.

viernes, 4 de septiembre de 2015

Ciudad de libro.


La literatura es una ciudad inmensa llena de calles. Encuentras avenidas donde el oro reluce y otras donde la plata cae en los registros de malolientes burdeles. Existen calles decoradas con preciosas fachadas ornamentadas con un arte que embelesa, y calles mal asfaltadas, roidas por las malas vidas que no supieron cuidarse: el hachís de Baudelaire y su nefasta sífilis contagiada por los prostíbulos de París, los asesinos de Lorca, sangre derramada por causas ajenas de Lord Byron, la puta que le robó los poemas a Bukowski, el alcoholismo  de cualquier autor británico como Edgar Alan Poe Oscar Wilde y la tuberculosis que acabó con un recluido Miguel Hernández.
La luz no alumbra todas las zonas oscuras y mientras unos disfrutan Cien años de soledad otros solo son Crónica de una muerte anunciada de tanto aspirar el humo de Las flores del mal. Una ciudad que visitarla es toda una Odisea, llena de Leyendas que hablan de La calle del alquimista donde Paulo Cohelo lleva acabo su Metamorfosis, y más adelante encuentras El castillo, que ha conocido Guerra y paz pero nunca se alumbró con Luces de Bohemia. Por algunas callejuelas se oye somplar a La sombra del viento silbando en los oídos de un retratado Dorian Gray que esconde sus pecados tras una densa Niebla. En la casa de Bernarda alba hay mujeres de negro, nada de Diez negritos, donde es verano y a La mala hora juegan las niñas a la Rayuela. La literatura es esta gran urbe donde los más perros de los hombres frecuentan La casa verde donde las mujeres que te sirven en la barra enseñan más que los cuentos del Decamerón.
Una Divina Comedia donde Infierno, Purgatorio y Paraíso se unen y en él callo, para estar ausente y así, en la mágica ciudad te Confieso que he vivido.

Única de lo común.

Hablaba con tres mujeres
en aquellos días de calor.
La primera el mar
parecía estar encerrado
en sus ojos,
sus pechos hacían caer
todas las miradas
y su lengua tenía
un tono lascivo.
La segunda la esperanza
habitaba en los ojos,
un bosque verde rodeado
de largas pestañas,
un cuerpo que incitaba
a bailar al compás
y descarrilar en sus caderas.
La tercera no tenía nada,
solo una preciosa sonrisa,
una forma de ser que
resultaba desesperante
y aun así no se podía evitar
querer saber más de ella.
¿Qué habla el corazón
cuando el cerebro dice
alcanza el cian firmamento
y cae sobre el follaje?
Dice: ama a lo corriente
y déjate llevar,
que donde la niña ríe
Dios vela por ti.

jueves, 3 de septiembre de 2015

A tus manos mi compás.

Solo cuéntame lo de aquella vez,
el diablo bailando en cuerpo de mujer,
y yo por mucho que beba no consigo quitarme esta sed,
corre o dentente,
ignora a la gente,
solo trato de que todo salga bien,
buscando mi suerte
me hice más fuerte
por el hecho de levantar tras caer.

Juego contigo si no me pones precio,
tanto oir murmullos me hizo rogar silencio,
tu corazón frío me heló en medio de este incendio,
por mucho que aguante no soporto el tedio...

Danzo torpe,
subo y bajo como el mar,
¿De mí que conoces?
de mi sólo quieren poesía y poco más.
Rogando al cielo,
aún tengo por quien creer,
amo a mi gente, a mis dedos
cuándo te desprenden del sostén,
sostengo ideas de locos,
loco ideó problemas de bar,
concedeme un momento,
lo que escribo te va a llegar.

No soy un cerdo ni un guarro,
solo pienso todo lo que digo,
todos se acaban aguantando,
yo solo quiero amores, estaciono antes en tu ombligo,
dormir poco, chica, no se que siento,
del vísteme lento que tengo prisa
al desnúdate rápido que tengo tiempo.