Follow by Email

lunes, 8 de septiembre de 2014

Razones de ser

Dios, no suplico más que por no tener que suplicarte,
no tener que pedirte para que los míos tengan fe,
por no perder el sentido al encontrarme
una frase hecha para expresar los miedos que inundan mi ser.

¿Qué me queda más allá de un montón de palabras?
Quise desafiar al frío
pero el cruel destino
solo supo ponerme por delante trabas.

Noches en vela son iluminación para mis musas,
para contar aquellas incontables veces
que no hallé respuestas, solo dudas
que lograron hacer perderme
las oportunidades que me dejarían de escribir a oscuras.

Solo Dios sabe continuar la decisión,
hallar mayor razón,
de peso, de ser,
de no temer
al corazón,
de tener
en que creer
sin que sea por una inculcada educación.

Ahora no rezo, lucho por cumplir,
por soñar despierto como siempre,
por saber más del mundo, de frases y de ti.