Follow by Email

domingo, 28 de septiembre de 2014

El valor de valorar.

Y me llamaron raro:
Por no querer
una mujer
solo para un rato,
por no tener
que ver
para desear desearnos.

No comprenden que
cada uno tiene su propio concepto,
que hay quien ama a mil en un día
y que otros necesitan algo más que un cuerpo.

Fue un físico que marchitó
para dejar pétalos caídos,
ahora, ¿qué amas?
nadie quiere las espinas que han herido.

La amabilidad se volvió algo relativo,
ahora amable es el guapo simpático,
nada que ver con el feo cansino,
(pobre él, sufrió
un batacazo repentino.)

Para conocerme de verdad
tienes que quedarte conmigo a solas,
verás que solo soy sinceridad
y que quiero sentirme buena persona.

Y se que se han reído por los sueños
que quiero cumplir,
porque por estar escribiendo
he pasado noches sin dormir,
por pensar como pienso,
pienso a diferencia de ellos
más allá de en mi.

Solo se que mirar
es saber apreciar
el buen adjetivo,
solo se que mirar
es más allá
de verse el ombligo.

¿Que valoran esas personas
que solo se creen que ellos aportan algo?
Crédulo prefiero vivir,
el sabor de lo real me supo amargo.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Frío.

El Frío besó al tiempo
y el tiempo estornudó,
entre el frenesí de las nubes
de aquel cielo que enegreció
por el canto de los pájaros
que se fugaban por fuerza mayor.
Escapar de las hojas caídas
resulta más que tentador,
pero tiene el encanto
que el invierno aporta al soñador
que ambiciona razones
para seguir aquella voz
que le dice: ama,
aunque te juegues el corazón.
El Frío sigue silencioso
y reina sin rey con ron,
para ahogar la pena
de que de Frío se esconda el sol,
tímido entre nubes
las cuales su vista nubló.
Y Frío nos visitará tanto
como le deje Dios.

martes, 16 de septiembre de 2014

Encuentro con.

Con un temblor en la voz
el saludo se convierte en un gesto,
los pensamientos ralentizan según se acelera el corazón
y parece que se para el tiempo.

Verbo a verbo y frases simultáneas rezan,
no tengo nada interesante
salvo versos atenuantes
que en metáforas me expresan.

Poca cordura es aquello que tengo,
si te vas, te hecho de menos
pero al menos
puedo enamorarme de ver como te estás llendo.

Y no se apagará la llama
si todo fue una chispa,
un grito que proclama
que mi corazón está harto de estar hecho trizas.

Dolor que confunde a una mente cansada
de tanto vivir
en un sin fin
de malas rachas.

Solo me encuentro,
hasta sin motivos,
maldito pesimismo,
yo ya se a que sabe el suelo.

Me siento siervo,
me siento esclavo,
me odio si siento
pero aun más sino lo hago.

Una palabra en mi pecho grabada a fuego
la cual he olvidado,
creo que eran besos
aunque también pueden ser abrazos.

Caricias se perdieron
y fue su amabilidad
más su sonrisa fugaz
la que me hizo creer ser feliz en ese encuentro.

Y si las emociones me comen,
por favor que me perdonen
que no entienda las razones
de que no sean amables con los que conocen.

Solo permanezco, y bueno,
no me puedo quejar,
solo yo me soporto, creo,
solo yo me logro aguantar.

Y si solo vine solo me iré,
desnudito y callado,
solo vine y solo sobreviviré...
como vine haciendo ya desde hace tanto...

viernes, 12 de septiembre de 2014

Latidos sin nombre.

El silencio se hizo repentino.
Solo una imagen
y de fondo un latido.
Un temblor en el vientre
acentuaba el nerviosismo
por aquella esperanza
guardada en una mirada
de mujer.
Dos faros que acompasan
una luna tumbada
en forma de sonrisa,
no fue más que una premisa
del hecho de ser incapaz
de saciar
mi sed.
Parpadeaba y mi mundo bailaba,
seguía ese medio compás
tratando de lograr
saber como se llamaba,
pero, que vida cruel
pues no sabía nada
salvo mi triste panorama
donde solo caía en tierra de nadie,
enmudeció hasta el aire
dejando de mover mis ideas y las ramas...
solo mi latido se volvían a oír otra vez.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Razones de ser

Dios, no suplico más que por no tener que suplicarte,
no tener que pedirte para que los míos tengan fe,
por no perder el sentido al encontrarme
una frase hecha para expresar los miedos que inundan mi ser.

¿Qué me queda más allá de un montón de palabras?
Quise desafiar al frío
pero el cruel destino
solo supo ponerme por delante trabas.

Noches en vela son iluminación para mis musas,
para contar aquellas incontables veces
que no hallé respuestas, solo dudas
que lograron hacer perderme
las oportunidades que me dejarían de escribir a oscuras.

Solo Dios sabe continuar la decisión,
hallar mayor razón,
de peso, de ser,
de no temer
al corazón,
de tener
en que creer
sin que sea por una inculcada educación.

Ahora no rezo, lucho por cumplir,
por soñar despierto como siempre,
por saber más del mundo, de frases y de ti.