Follow by Email

lunes, 25 de agosto de 2014

Dedicado a.

El pasado está escrito.

Ayer leí un par de páginas
y un par de nombres resaltaron,
emociones hacían contener las lágrimas
por aquellos que nunca fallaron.

Nunca me faltó aquel hermano
donde el patio de recreo nos gestó,
perdidos entre la corriente
Dios nos juntó.

Padrino de victorias, apoyo entre derrotas,
faltaste en algunos de mis mejores recuerdos,
pero,
no faltas cuando siento presión en la soga.

Aventureros somos en un mundo que no parece el nuestro,
encerrados en nuestra celda
riendo con avaricia.

Fugados más allá de aquel recuerdo
de historias que nunca se completan
con el resto de la familia.

Bancos en un ayuntamiento soportaron nuestras juveniles penas.
Vivamos felices
sin seguir directrices
en esta valdía tierra.

Encomendados a la añoranza
supimos adecuadamente en que creer,
alistado en las filas de mi esperanza
y en un "Por los míos mi fe."

Llaves abren reinos de un relato fantástico
y cierran puertas que jamás volveremos a abrir.

Sin emoción no queda más que un abrazo,
una bonita historia sin fin,
y lo mejor es que sonreímos callados
al saber que queda mucho por decir.