Follow by Email

martes, 6 de mayo de 2014

Y creció.

Se te quedaron pequeños los zapatos de hada,
mi estupor ante la imagen
era por sorpresa hasta sentirlo,
se prevenía,pero no supe verlo...

El corazón late por rutina,
nada es motivación salvo
encontrar aquello que le de sentido
a eso de sentir los sentimientos.

Libre escribo sonetos aprisionados en mi,
sin rima,sin orden,sin amor,
sin nada que los defina como tal.

Mientras,yo sigo mirando aquella vieja foto,
tu disfrazada de niña buena,
donde la inocencia te vestía hasta hoy.