Follow by Email

martes, 6 de mayo de 2014

Eres y pasó.

Me desnudan tus palabras y no tus manos,
me sonroja tu sonrisa o tu mirada,
me pongo nervioso con un roce de tu contacto
y me muero por no tenerte en nada.

Solo es el silencio entre nosotros,
nada rompe con esa odiosa calma,
ya me perdí en el fondo de tus ojos
para encontrarme con lo bello de tu alma.

Y cayó el rayo que rompió con todo,
con esa tensión que apresaba mis huesos,
acabó la nota dando vago tono
entre las plumas que escribiendo levantaron el vuelo.

Dame todo tu calor en este cálido verano,
yo te daré de mi en tu cuello,
por tu sonrisa miro,oigo y callo
y por vivir en tu vida muero.

Sigo por tus andares bastante tentado
y es que me parece una maravilla estrellada
tus labios brillantes por el fuego que ha fraguado
la sonrisa más sensual tan viva y clara.