Follow by Email

miércoles, 23 de abril de 2014

Una vida desde lejos.

Si sigo respirando es porque mis pulmones lloran,
sigo buscando sonrisas 
al fondo de esos ojos que brillan
con una luz que me vuelve sombras.

Razono conmigo mismo y me mantengo expectante,
soy de preocuparme por poco
reír por mucho como un loco
e impresionarme con una buena frase.

Yo ya no lloro si el río suena,
solo son ruidos
provocados por descuidos
que generan esta marea que me lleva.

Algunos se creen Dios al mirarse por la mañana,
tontos obviamente
que de tanto creerse 
les hizo ignorar que Dios no sangra.

Se me han escapado mil oportunidades, tiempo y mujeres,
pero atrapé sueños raros
que poco a poco llevo a cabo
y me harán recuperar lo ausente que tanto duele.

Vi la vida muy de cerca,
sonreír no sirvió de nada,
la muerte siempre acecha
somos cigarros en su última calada.

Poco a poco más ausente sin conciencia ni razón,
vivo por ti,
por mis plegarias y rezos,
vivo...porque me mueve el corazón.