Follow by Email

lunes, 14 de abril de 2014

Penas de mujer.

Se cansó
de escuchar
que el dolor
no la ayudará
a poderle odiar.

Y se odió
por amar
a quien no debió,
ahora está
en aquel bar.

Todo se bebió,
se iba a ahogar
en donde encontró
un lugar
donde nada llega a importar.

Y se cayó
en sus penas a llorar,
nada la salvó
de soñar
con poderle alcanzar.

Pero el no apareció
y sin dejar hablar
al corazón
empezó a divagar...
en futuros que jamás existirán.

Se armó
al final
del valor
que da
el no tener
que perder
ya.

Y le llamó,
le dijo la verdad,
el oyó
y sin ella terminar
él se esfumo otra vez más...