Follow by Email

martes, 8 de abril de 2014

La mujer primavera.


Tacto perfilado y recto
se desplaza por tu vientre,
baja al cielo
donde vivir por siempre
entre sentidos no sensatos,
es la falta de besos
la que me enciende
a rogar por no desearlos.
La caricia de tu viento
me hace estremecerme
por notarlo
pero, ¿Qué siento
si no más que endebles
emociones de descaro?
Tu cuerpo está hecho
de rosas del jardín más verde
y es para admirarlo;
por ello temo
como romperle
si llego a tocarlo.
Ilusión donde me estrello
y estrellas veo,
tú una,dos tus labios
y no se quiere
más que besarlos
por su aspecto tierno y fresco
que con la brisa vienen
y el huracán llora callado
al llevarlos lejos,
de mi, por siempre,
pero no me rendiré hasta encontrarlos,
por bellos,
por verdes...
porque me han matado.