Follow by Email

jueves, 24 de abril de 2014

Flor sin pétalos.

Duele la espina que rasga
no solo la piel si no el pesar,
rasga las palabras mi garganta
cuando las suelto sin pensar.

Los rayos cayeron lejos de mi
pero acertaron a darme,
en la inspiración más profunda que pude sentir
nunca jamás en mis carnes.

Y nunca derramé una lágrima,
nunca dejé caer un sentimiento,
la vida es fugaz y rápida
como para pasarla entre lamentos.

Callé,aunque no siempre
hice lo que debía de hacer,
nunca la digo a mi madre que la quiero
y llegará el día en el cual me arrepentiré.

Mis sueños son de espigas
que al sol se bruñen,
mis ojos al horizonte miran
como las nubes se escabullen.

Entre la espada y la pared
solo vi una alternativa,
leer una rosa,escribir un clavel
y provocarte una sonrisa.

Y solo fue un instante,
otro verso de Neruda,
una mirada penetrante
que nos dejó el alma desnuda.

Yo ya no se como relatar,
olvidé demasiadas cosas,
olvidé como olvidar
y ahora aprendo a volar entre hojas.

Abrí una puerta extraña
que no daba a ningún lugar,
solo a ver como daña
el tiempo cuando le da por pasar.

Cantó el alba en tonos agudos,
la luna llego tarde con sus palmas,
y ahora tomo por seguro
que no volvería a quedarse blanca.

Infatigable aun cabalga
sobre unas manecillas retorcidas
que hieren a quien las ama,
aunque aveces, misericordiosa,cura heridas.

La flor a sus pétalos lloró
al verlos caer tan deprisa,
solo un tic tac sonó
con una malévola sonrisa.