Follow by Email

viernes, 11 de abril de 2014

Encuentro.

Solo encuentro un estado
en el cual no me encuentro,
una razón que no razona,
una muerte en la cual no muero
y no lo entiendo,
solo busco un modo de levantar
pero resulta que no he caído,
hablar conmigo mismo
y hallarme más allá de mis sentidos,
un encuentro discernido,
un capricho resentido
que agobia a mi decidido
ego herido,
y, ¿Dónde me he perdido
que no me encuentro?
Tal vez en un cielo 
el cual nunca rocé con mis dedos
o en el suelo
que tantas veces me ha recibido
mullido
y perplejo.
Encuentro,
el maullido
de un perro,
el ladrido
de un gato viejo
y el repetido
sueño
 en el cual me encontré sorprendido
en mi mejor momento.