Follow by Email

lunes, 7 de abril de 2014

Corazón.


El idioma del corazón es extraño,
pero es puro y no consiente la mentira,
solo duda cuando está callado
y cuando habla es alma dubitativa.

Corazón, relaja y frena el paso,
deja de preguntar si te quiere a la margarita
arrancando pétalos que habías contado
para oír lo que querías.

Tu latido ya es frenético y extasiado
ante chica tan bonita
que ha pasado.

Y aunque el mundo te lo diga,
el que si no lo contrario,
tú decides el fin de tu partida.