Follow by Email

martes, 8 de abril de 2014

Conformismo del recuerdo.


Conozco el sentido
de lo sufrido
por ser vivido,
de carecer sin haber tenido
algo que hiciese sonreír.

Si para cuando has venido
me has herido
sin haberte detenido
en lo que yo te había querido
poder decir.

Que echar de menos
a algo que nunca se tuvo
es como añorar besos
y abrazos pertenecientes al futuro.

Es una melancolía 
por una melodía
que nunca se compuso,
por esas caricias tuyas que quise
y nunca diste
porque querías a otro y punto.

Es una cena fría
a medio día
como plato para uno,
aunque la soledad sonría
de mi solo tenía
un loco prematuro.

Que la vida se recuerda
con sabor a miel,
que la felicidad no es eterna...
pero el recuerdo si lo es.